viernes, 31 de julio de 2009

Fast-tracked Swine Flu Vaccine under Fire

Fast-tracked Swine Flu Vaccine under Fire

The vaccines far more deadly than the swine flu; mass vaccinations a recipe for disaster Dr. Mae-Wan Ho and Prof. Joe Cummins

This report has been submitted to Sir Liam Donaldson, Chief Medical Officer of the UK, and to the US Food and Drugs Administration

Please circulate widely, with all the hyperlinks included, to your elected representatives, wherever you are

A swine flu outbreak occurred in Mexico and the United States in April 2009 and spread rapidly around the world by human-to human transmission. The new type A H1N1 influenza virus is unlike any that had been previously isolated [1, 2], judging from the first data released in May. It is a messy combination of sequences from bird, human and swine flu virus lineages from North America and Eurasia. A senior virologist based in Canberra, Australia, told the press he thought that the virus could have been created in the laboratory and released by accident [3]. Some even suggest it was made intentionally as a bioweapon [4], while others blame the intensive livestock industry and extensive trafficking of love animals over long distances, which provide plenty of opportunity for generating exotic recombinants [5]. But what worries the public most is the mass vaccination programmes governments are putting in place to combat the emerging pandemic, which could well be worse than the pandemic itself.

Watchdog opposes fast-track vaccine for school children

The US government is intending to vaccinate all children in September when school re-opens, and the country’s vaccine watchdog National Vaccine Information Center (NVIC) has called on the Obama Administration and all state Governors to provide evidence that the move is [6] “necessary and safe”, demanding “strong mechanisms for vaccine safety screening, recording, monitoring, reporting and vaccine injury compensation.”

The US Departments of Health and Homeland Security had declared a national public health emergency in April soon after the swine flu outbreak. As a result, some schools were closed, people quarantined, and drug companies were given contracts worth $7billon to make vaccines that are being fast tracked by the Food and Drugs Administration [7]. That means they will only be tested for a few weeks on several hundred children and adult volunteers before being given to all school children this fall.

Furthermore, under federal legislation passed by Congress since 2001, an Emergency Use Authorization allows drug companies, health officials and anyone administering experimental vaccines to Americans during a declared public health emergency to be protected from liability if people get injured. US Secretary of Health and Human Services Kathleen Sebelius has granted vaccine makers total legal immunity from any lawsuits that may result from any new swine flu vaccine. And some states may make the vaccination mandatory by law.

The NVIC is asking whether the states are prepared to obey vaccine safety provisions in the 1986 National Childhood Vaccine Injury Act, which include: 1. Giving parents written information about vaccine benefits and risks before children are vaccinated; 2. Keeping a record of which vaccines the children get, including the manufacturer’s name and lot number; 3. Recording which vaccines were given in the child’s medical record; and 4. Recording serious health problems that develop after vaccination in the child’s medical record and immediately making a report to the federal Vaccine Adverse Event Reporting System.

NVIC also wants to know if the states are prepared to provide financial compensation to children injured by the swine flu vaccines, whether parents will be given “complete, truthful information about swine flu vaccine risks”, and have the right to say “no” to vaccination.

Co-founder and president of NVIC Barbara Loe Fisher said [6]: “Parents and legislators should be asking themselves right now: Why are children the first to get experimental swine flu vaccines? Are schools equipped to get signed informed consent from parents before vaccination, keep accurate vaccination records and screen out children biologically at high risk for suffering vaccine reactions? Will people giving these vaccines know how to monitor children afterwards and immediately record, report and treat serious health problems that develop? And will states have the financial resources to compensate children who are injured?”

WHO and mass vaccination fever

The mass vaccination order has come from the World Health Organization (WHO) [8]. In early July 2009, a group of vaccination experts concluded that the pandemic is unstoppable, and Marie-Paul Kieny, WHO director on vaccine research said all nations will need access to vaccines, and that a vaccine should be available as early as September.

Critics point out that the ‘vaccination experts’ are dominated by the vaccine makers standing to gain from the enormously lucrative vaccine and antiviral contracts awarded by governments. But the decisive argument against mass vaccinations is that flu shots simply don’t work and are dangerous [9].

Flu shots ineffective and increase risks of asthma

There are widely acknowledged reasons why flu vaccines won’t work, as already pointed out with regard to the much touted vaccines against the ‘pandemic bird flu’ that has yet to materialize [10] (How to Stop Bird Flu Instead, SiS 35). The flu virus changes quickly - even without the help of genetic engineering in the laboratory, and especially with the help of the intensive livestock industry - whereas the vaccines target specific strains. Furthermore, flu vaccination does not give permanent protection, and must be repeated annually; the vaccines are difficult to mass-produce, and some strains won’t grow at all under laboratory conditions.

Numerous studies have documented that flu shots give little or no protection against infection and illness, and there is no reason to believe that swine flu vaccines will be different.

A review of 51 separate studies involving more than 294 000 children found that in children aged from two years, nasal spray vaccines made from weakened influenza viruses and injected vaccines made from the killed virus prevented 82 and 59 percent of illnesses. The prevention of 'flu-like illness' caused by other types of viruses was only 33 and 36 percent respectively. In children under the age of two, the efficacy of inactivated vaccine was similar to placebo. It was not possible to analyse the safety of vaccines from the studies due to the lack of information, and lack of standardization on the little information available [11]. A report published in 2008 found flu vaccines in young children made no difference in the number of flu-related doctor and hospital visits [12].

On the other hand, a study of 800 children with asthma found that those receiving a flu vaccine had a significantly increased risk of asthma-related doctor and emergency room visits [13]; the odds ratios were 3.4 and 1.9 respectively. This was confirmed in a report published in 2009, which showed children with asthma who received FluMist had a 3-fold increased risk of hospitalization [14]

Flu vaccines are equally useless for adults, including the elderly, giving little or no protection against infection or illnesses including pneumonia (see [9]).

Toxic adjuvants in flu vaccines

Vaccines themselves can be dangerous, especially live, attenuated viral vaccines or the new recombinant nucleic acid vaccines [10], they have the potential to generate virulent viruses by recombination and the recombinant nucleic acids could cause autoimmune diseases.

A further major source of toxicity in the case of the flu vaccines are the adjuvants, substances added in order to boost the immunogenicity of the vaccines. There is a large literature on the toxicities of adjuvants. Most flu vaccines contain dangerous levels of mercury in the form of thimerosal, a deadly preservative 50 times more toxic than mercury itself [9]. At high enough doses, it can cause long-term immune, sensory, neurological, motor, and behavioural dysfunctions. Also associated with mercury poisoning are autism, attention deficit disorder, multiple sclerosis, and speech and language deficiencies. The Institute of Medicine has warned that infants, children, and pregnant women should not be injected with thimerosal, yet the majority of flu shots contain 25 micrograms of it.

Another common adjuvant is alum or aluminium hydroxide, which can cause vaccine allergy, anaphylaxis, and macrophage myofascitis, a chronic inflammation syndrome, In cats, alum also gives rise to fibrosarcomas at the site of injection [15]. Numerous new adjuvants are no better, and could be worse. According to a recent review in a science and business pharmaceutical publication [15], most newer adjuvants including MF59, ISCOMS, QS21, AS02, and AS04 have “substantially higher local reactogenicity and systemic toxicity than alum.”

Current status of swine flu vaccines

Five different companies have been contracted to produce vaccines worldwide: Baxter International, GlaxoSmithKline, Novartis and Sanofi-Aventis and AstroZeneca [16]. Already stretched beyond capacity, there is every intention to make smaller vaccine doses go further with a range of new adjuvants [17], with the blessing of the WHO (see later).

Flu vaccines are traditionally produced from non-virulent (attenuated or weakened) influenza viruses (see Box for a description of the viruses). To be effective, the genes of the non- virulent virus used must match those of the viral strain spreading in the population. Activation of the immune system by exposure to the non pathogenic form of the circulating pathogenic strain leads to the production of antibodies that will confer protection against the pathogenic strain. Producing the non-virulent virus involves first identifying and then recreating the subtypes of two of the virus’s surface proteins, haemagglutinin (H) and neuraminidase (N), which determine the strain’s virulence and ability to spread, and are also the target proteins for vaccine production.

Influenza viruses

There are 3 types of influenza viruses, A, B and C. The influenza A type virus is the main one that cause diseases in birds and mammals. Its genome consists of 8 segments of RNA coding for 11 proteins, and the viruses are further classified by subtype on the basis of the two main surface glycoproteins (proteins with complex carbohydrate side chains): haemagglutinin (H) and neuraminidase (N) [18]. The segmented genome enables the virus to’ reassort’ (shuffle) segments as well as recombine within segments, thereby greatly increasing the rate of evolution and generation of new strains. Reassortment is also widely exploited in the laboratory in the process of creating vaccine strains. To-date, 16 H and 9 N subtypes have been detected in numerous combinations circulating in wild birds [19].

Seed viruses are first made to provide the starting material for large scale production of live non-virulent flu viruses. The seed viruses are approved by the WHO or the United States Food and Drug Administration (USFDA). The usual method of seed virus production is reassortment (see Box). Fertilized chicken eggs are injected with both a standard non-pathogenic influenza strain known to grow well in eggs and the strain that carries the genes expressing the desired vaccine H and N protein subtypes. The two viruses multiply, and their eight genome segments reassort with 256 possible combinations. The resulting recombinant viruses are then screened for the desired virus with the six genome segments that allow the standard strain to grow so well in eggs and the H and N genes from the circulating strain. The seed virus is then injected into millions of eggs for mass production of vaccine. This conventional method of seed stock production takes about one to two months to complete [20].

Cell culture systems may eventually replace chicken eggs. Baxter International applied for a patent on a process using cell culture to produce quantities of infecting virus, which are harvested, inactivated with formaldehyde and ultraviolet light, and then detergent [21]. Baxter has produced H5N1 whole virus vaccines in a Vero cell line derived from the kidney of an African green monkey, and conducted phase 1 and 2 clinical trials with and without aluminium hydroxide as adjuvant [22, 23]. The main finding was that the toxic adjuvant did not increase neutralising antibodies against the vaccine strain. Baxter has agreed to ship H1N1 vaccine by the end of July or early August 2009 but details of the production of that vaccine have not yet been released to the public [16].

In December, a Baxter facility in Austria sent a human flu vaccine contaminated with the deadly H5N1 live avian flu virus to 18 countries, including the Czech Republic, where testing showed it killed the ferrets inoculated [24]. Czech newspapers questioned whether Baxter was involved in a deliberate attempt to start a pandemic.

Norvatis, another big pharma, announced on 13 June that it, too, has produced a swine flu vaccine using cell-based technology and the proprietary adjuvant MF59®. The MF59® adjuvant is oil based and contains Tween80, Span85, and squalene [25]. In studies of oil-based adjuvants in rats, the animals were rendered crippled and paralyzed. Squalene brought on severe arthritis symptoms in rats, and studies in humans given from 10 to 20 ppb (parts per billion) of squalene showed severe immune system impact and development of autoimmune disorders [26].

Novartis was in the news in 2008 for a clinical trial of a H5N1 vaccine in Poland. The trial was administered by local nurses and doctors who gave the vaccine to 350 homeless people, leaving 21 died; and were prosecuted by the Polish police [27, 28]. Novartis claimed the deaths were unrelated to the H5N1 vaccine [29], which had been “tested on 3500 other people without any deaths.”

GlaxoSmithKline’s vaccine will be made up of antigens of the recently isolated influenza strain, and also contains its own proprietary adjuvant system AS03 that has been approved in the EU along with its H5N1 bird flu vaccine in 2008. According to the European Public Assessment Report [30], AS03 adjuvant is composed of squalene (10.68 milligrams), DL-α-tocopherol (11.86 milligrams) and polysorbate 80 (4.85 milligrams). The H5N1 vaccine also contains 5 micrograms thiomersal, as well as Polysorbate 80, Octoxynol 10, and various inorganic salts. The company is aggressively promoting various adjuvant systems as its ‘adjuvant advantage’ that reduces the dose of vaccines [31].

A recent WHO survey of primary vaccine producers concluded that the potential output of 4.9 Billion doses of H1N1 vaccine per year is a best-case scenario, assuming among other factors that the most dose-sparing formulation (that will include toxic adjuvants) be selected by each manufacturer and that production will take place at full capacity. WHO Director-General, Dr .Margaret Chan, and the United Nations Secretary-General, Mr Ban Ki-moon, met with senior officials of vaccine manufacturers on 19 May and asked them to reserve part of their production capacity for poor countries that would otherwise have no or little access to vaccine in the case of a pandemic [32].

The last mass-vaccination in the US was a disaster. In 1976, cases of swine flu were found in soldiers at Fort Dix, New Jersey, and one of them died, most likely of physical overexertion rather than from the infection [7]. This led to the launch of a mass vaccination of 40 million against a pandemic that never materialized. Thousands filed claims for injury. At least 25 died and 500 developed paralyzing Guillain-Barre syndrome [33, 34].

Swine flu syndromes mostly mild

As of 22 July 2009, the CDC listed a total of 40 617 cases in the US, with 319 fatalities, giving a fatalites/case ratio of 0.8 percent [35]; though the real death rate – among all cases of infection including the mild ones that go unreported – is probably much lower. Experts estimate that only 1 out of 20 cases are reported [36].

The UK is the worst affected European country, and the pandemic is in the headlines everyday in July. A new telephone helpline was set up on 23 July to let people get advice and tamiflu without seeing a doctor. In that week, there has been a record rise in cases to 100 000 and a total of 30 deaths so far [37], giving a fatalities/case ratio of 0.03 percent, a more accurate reflection of the actual death rate.

UK’s chief medical officer Sir Liam Donaldson has ordered the NHS to plan for as many as 65 000 deaths, with 350 a day at the peak [38]. There has been no plan as yet for mass vaccination; but the UK government has advance orders for 195 million doses of vaccine with GlaxoSmithKline (GSK).

The vaccine that GSK is developing will be tested on a limited number of people as the UK drug company reportedly [39] “weighs the pandemic danger against the risks of an unsafe shot.” This was criticized as “risky” by Prof. Hugh Pennington, a retired microbiologist at the University of Aberdeen, Scotland. “By limiting clinical trials, Glaxo raises the danger that the vaccine dose isn’t properly calibrated, and could lead to shots that don’t protect people from the virus or at worse are unsafe,” Pennington said.

Pennington added that the shot’s ability to trigger the body’s defences is crucial and requires tests to determine the best dose and whether an adjuvant is needed to bolster the immunity. (As we know, GSK is definitely promoting its new range of toxic adjuvants.) He also referred to the Fort Dix incident in 1976 (see earlier).

France has ordered vaccines from Sanofi, GSK and Novartis, but sees no reason to ask vaccine makers to shorten or skip clinical trials [16]. Sanofi-Aventis, the French drug maker developing its own swine flu vaccine will begin testing the product in early August, and estimates it will need as much as two and a half months of tests before having a shot that’s “both safe and protective”, according to Albert Garcia, speaking for the company’s vaccine unit, “the vaccine will be ready in November or December, he said.

Baxter, however, will produce a vaccine by early August for clinical tests.

Glaxo also said it is developing a face mask coated with antivirals to prevent infection and boosting production of its Relenza drug for patients already suffering from swine flu.

There are obviously safer and more effective ways to combat the pandemic than mass vaccinations: washing hands often, sneezing into a tissue that can be safely disposed of, avoiding unnecessary gatherings, and delay opening schools – all advised by governments - and we would add, eating healthily, exercise, and getting enough vitamin D to boost your natural immunity [10].


1. New details on virus’s promiscuous past”, Jon Cohen, Science 2009, 324, 1127.

2. Garten RJ, Davis CT,Tussell CA et al. Antigenic and genetic charaatcteristics of swine-origin 2009 A (H1N1) influenza viruses circulating in humans. Science 2009, 325, 197-201.

3. Virologist to make his case for lab origin of swine flu”, Peter Duveen,, 4 July 2009,

4. Is swine flu a biological weapon?”, Paul Joseph Watson, 27 April 2009,

5. CDC confirms ties to virus first discovered in U.S. pig factories” Michael Greger, 3 May 2009,

6. “Swine flu vaccine should not be given to children in schools”, Barbara Loe Fisher, National Vaccine Information Center, 22 July 2009,

7. “Now legal immunity for swine flu vaccine makers” F, William Engdahl, Global Research 20 July 2009,

8. Swine flu pandemic now ‘unstoppable’: WHO official”, Agence France-Presse 13 July 2009, Calgary Herald,

9. What are the dangers of mandatory swine flu vaccination? Dr. Mercola, June 2009,

10. Ho MW. How to stop bir flu instead of the vaccine-antiviral model. Science in Society 35. 40-42, 2007.

11. Jefferson T, Rivett A, Harnden A, DiPietrantoni C, and Demicheli V. Vaccines for preventing influenza in healthy children (Review). Cochrane Database Systematic Review 23 April 2009,

12. Szilagyi PG, Fairbrother G, Griffin MR et al. Influenza vaccine effectiveness among children 6 to 59 months of age during 2 influenza seasons: a case-cohort study. Arch Pediatr Adolesc Med 2008, 162, 943-51.

13. Christy C, Aligne C, Auinger P, Pulcino T and Weitzman M. Effectiveness of influenza vaccine for the prevention of asthma exacerbations. Arch. Dis Child 2004, 89, 734-5,

14. Flu vaccination may triple risk for flu-related hospitalization in children with asthma, 25 May 2009,

15. Petrovsky N, Heinzel S, Honda Y, Lyons AB. New-age vaccine adjuvants, friend or foe? BioPharm International 2 August 2007,

16. “Update: 1-Baxter can take no more H1N1 flu vaccine orders”, Bill Berkerto, 16 July 2009, Reuters.

17. H1N1 ‘swine flu’ vaccine, postnote, May 2009, number 331,

18. Avian Influenza (Bird Flu) CDC, 18 November 2005,

19. Olsen B, Munster VJ, Wallensten A, Waldenstrom J, Osterhaus ADME and Fouchier RAM. Global patterns of influenza A virus in wild birds. Science 2006, 312, 384-8.

20. Hood E. Environews Innovations 2006 Environmental Health Perpectives 114,A108-111.

21. Kistner,O,Tauer,C, Barrett,N. Mundt,W. Method for Producing Viral Vaccines 2009 Patent application US2009/0060950A1

22. Ehrlich HJ, Müller M, Oh HM, Tambyah PA, Joukhadar C, Montomoli E, Fisher D, Berezuk G, Fritsch S, Löw-Baselli A, Vartian N, Bobrovsky R, Pavlova BG, Pöllabauer EM, Kistner O, Barrett PN; Baxter H5N1 Pandemic Influenza Vaccine Clinical Study Team. A clinical trial of a whole-virus H5N1 vaccine derived from cell culture. N Engl J Med. 2008 Jun 12;358(24):2573-84.

23. Ketel.W,Dekker,C,Mink,C,Campbell,J,Edwards,K,Patel,S,Ho,D,Talbot,H,Guo,K,Noah,D,Hill,H.Safety and immunogenicity of inactivated, Vero cell culture-derived whole virus influenza A/H5N1 vaccine given alone or with aluminum hydroxide adjuvant in healthy adults Vaccine 2009 in press doi:10.1016/j.vaccine.2009.03.015

24. “Bird flu mix-up could have spelled disaster”, NewScientist 6 March 2009,

25. Kenney RT and Edelman R. Survey of human-use adjuvants. Expert Review of Vaccines April 2003; 2(2):167-88,

26. “Vaccines may be linked to Gulf War Syndrome”,, June 12, 2000,

27. “Homeless people die after bird flu vaccine trial in Poland”, Mathew Day, Telegraph, 2 July 2008,

28. “Homeless people die after trials of bird-flu vaccine”, 10 July 2008, Pharmaceutical Portal for Poland,

29. “Polish industry not dented by deaths”, Emma Dorey, Entrepreneur, 21 July 2008,

30. Pandermrix = European Public Assessment Report [EMEA] 27 September 2009,

31. Vaccine adjuvant system technology background information. GlaxoSmithKline, accessed 25 July 2009,

32. Collin N, de Radiguès X, Kieny MP; the World Health Organization H1N1 Vaccine Task Force.New influenza A(H1N1) vaccine: How ready are we for large-scale production? Vaccine. 2009 Jun 26 in press doi:10.1016/j.vaccine.2009.06.034

33. 1976 swine flu outbreak, Wikipedia, 22 July 2009,

34. Haber P, Sejvar J, Mikaeloff Y and DeStefano F. Vaccine and Guilaain-Barre syndrome. Drug Saf 2009, 32, 309-23.

35. 2009 flu pandemic in the United States”, Wikipdeia, 22 July 2009,

36. 2009 flu pandemic, Wikipedia,

37. “Swine flu website overwhelmed by demand as new cases double in a week”, Owen Bowcott and Severin Carrell, The Guardian, 23 July 2009,

38. “Swine flu: medical chief orders NHS to prepare for 65 000 deaths – with a toll of as many as 350 a day”, Daniel Martin, The Daily Mail, 17 July 2009, T,

39. “Glaxo to limit tests of flu vaccine, citing urgency”, Jason Gale and Trista Kelley, Bloomberg Press, 22 July 2009,

Entrevista a Máximo Sandín a propósito del Año de Darwin

Esta es una entrevista con el Dr.Máximo Sandín, a propósito del año de Darwin. Esta entrevista no es una segunda parte de la entrevista que ya le hice algún tiempo; sino que es una entrevista independiente. En todo caso, puede ser de interés para la mayoría de los lectores el leer esta entrevista conjuntamente con la anterior.

-Dr.Sandín, ¿qué opina de todo el boom informativo sobre el llamado Año de Darwin?

Yo más bien lo calificaría de “boom desinformativo”, de los que tenemos amplia experiencia en los países “desarrollados”. A estas alturas creo que hay sobrados motivos para desconfiar de los “booms” informativos. De los “creadores de opinión”. Y este caso presenta todas las características típicas de los procesos de adoctrinamiento social. Si se piensa en quienes están detrás de las megacorporaciones de la información resulta muy poco probable que una idea verdaderamente revolucionaria tenga tanta relevancia en sus medios. Parece más razonable suponer que la propaganda masiva del darwinismo responde a intereses de mantenimiento de una determinada concepción de la realidad y de unos grandes intereses económicos. La campaña mediática no ha tenido precedentes ni remotos con ninguno de los más prestigiosos (y verdaderos) científicos de la historia. Durante todo el año aparecen artículos con narraciones totalmente mixtificadas de la epopeya del “descubrimiento de la evolución”. Con el debate contra los creacionistas, para distorsionar el verdadero debate con los científicos (dejando caer que el que no es darwinista es creacionista). Hay secciones fijas en muchos diarios con un gran despliegue de medios audiovisuales con las tópicas narraciones de los expertos “consagrados”…. Y por si no fuera suficiente, se ha recurrido a otro de los típicos sistemas de condicionamiento mental: una película de Hollywood (he visto el trailer y cualquier relación con la realidad es pura coincidencia) y hasta “comics”. Si esto no suena a adoctrinamiento social, usted me dirá.….

Pero todos los fenómenos complejos tienen distintos componentes. Hay científicos de buena fe participantes en este fenómeno que son verdaderos “creyentes”, pero en medio de un verdadero caos teórico: Los expertos en evolución afirman sin pudor no saber nada de la genética actual (lo que hace a uno preguntarse. ¿cómo entonces sigue hablando de una evolución basada en concepciones demostradas falsas por los nuevos conocimientos?). Los especialistas en genética o bioquímica, que conocen los nuevos datos, no saben nada de evolución, ni les interesa, porque están a otras cosas (trabajar para la industria farmacéutica o biotecnológica o buscar patentes de genes o proteínas). Desde luego, a ambos tipos de científicos les va bien así, pero creo que sería bueno que se detuviesen a reflexionar sobre su desconexión teórica y, sobre todo, para qué o para quién están trabajando.

Desde luego, las grandes empresas biotecnológicas y biofarmacéuticas interesadas en el mantenimiento de la concepción reduccionista de “los genes” y el “el azar” del darwinismo y que se anuncian a toda página en los medios de comunicación y en las principales revistas científicas (que llegan a parecer un catálogo de anuncios de empresas de este tipo) estarán encantadas con esta promoción.

Pero, ¿ha leído o visto en algún gran medio de comunicación alguna noticia sobre el comunicado emitido recientemente por la Academia Americana de Medicina Ambiental sobre los perniciosos efectos comprobados de los alimentos transgénicos sobre la salud y su llamada para una moratoria inmediata?

-¿Usted piensa que la relevancia y atención que la obra de Darwin cobrará este año en los medios científicos y de comunicación, fomentará un examen crítico de la obra de este autor, y propiciará la seria consideración de teorías alternativas sobre la evolución?

Confieso que llegué a tener esa esperanza. Pensaba que quizás si se comenzaran a vender los libros de Darwin habría más gente que se daría cuenta de la verdadera calidad científica y el verdadero significado de su obra, pero ha sido todo lo contrario; nadie (o muy pocos) los leen, entre otras cosas, porque son insoportables. Cuando lees los primeros capítulos te quedas boquiabierto. Lo que se ha hecho es continuar con las mitificaciones y los cuentos falsificados. Ni un solo artículo de prensa con un mínimo análisis crítico. Ni una sólo referencia a algún texto científico crítico con el darwinismo. Nada de Von Bertalanffy, nada de James Shapiro, de Mae Wan Ho, Edward Goldsmith o Karl Woese.… Lo que sí tengo claro es que hay “especialistas” de los medios de comunicación que son “engañadores profesionales”. Que escriben sabiendo que están mintiendo cuando confunden premeditadamente las críticas al darwinismo con “ataques a la evolución” y siembran sospechas sobre los biólogos no “adeptos”. Y también hay historiadores “prestigiosos” caracterizados por contar los tópicos “oficiales” y rutinarios, ocultar la existencia de estudios científicos muy sólidos sobre la evolución previos a Darwin, deformar las circunstancias sociales que rodearon el nacimiento del darwinismo y falsificar descaradamente las verdaderas ideas de Darwin que se pueden comprobar, simplemente, leyendo sus libros. Es una técnica muy típica de adoctrinamiento. Desde luego, parece que está bien organizado.

Incluso periodistas y escritores sin la menor relación con la Biología escriben artículos laudatorios sobre Darwin. Es como un signo de cultura y hasta de “progresismo” porque les han convencido de que enfrentan “la revolución darwinista” con el creacionismo. Hasta las viñetas de los humoristas más lúcidos de la prensa han entrado en la dinámica. Quizás mi interpretación de que parece una técnica de adoctrinamiento pueda parecer exagerada, pero si, por ejemplo, busca en Wikipedia el término “antidarwinismo”, encontrará esta explicación que transcribo literalmente: “se apoyan en variados principios de la religión, el diseño inteligente, el creacionismo, el escepticismo, la magia, lo paranormal, la brujería, la ufología y otras pseudociencias de carácter sobrenatural”. ¿No resulta significativo?

Como es fácil de comprender, en medio de este aluvión de enorme apoyo mediático e institucional y de confusión premeditada, las posibles alternativas científicas tienen pocas posibilidades de difusión. Más aún si la propuesta resulta compleja. Y menos, cuando hay “especialistas” en la vigilancia de la ortodoxia. Sin ir más lejos, uno de ellos me acusó, precisamente en Wikipedia, de atribuir la evolución a los extraterrestres.

Con esta enorme capacidad de control y adoctrinamiento social, un adoctrinamiento que también se extiende a las universidades creo que las posibilidades para una teoría alternativa son escasas.

-Usted ha criticado severamente en sus artículos a Darwin y a su obra “El origen de las especies”. Si tales críticas están bien fundamentadas científicamente, ¿cómo explicar que se le considere un genio de la ciencia y a su obra uno de los mayores, si no el mayor, aporte científico de la historia de la humanidad? Esto está explicado en sus artículos, pero quizá un breve comentario suyo sea de interés para los lectores que visitan este blog por primera vez, o los que no estén muy familiarizados con la biología.

Sí, se han elevado sus especulaciones, bastante simples por cierto, al nivel de Schopenhauer y a su “descubrimiento” como llaman a la idea de la selección natural a un logro comparable a la teoría de la relatividad. Es cierto que, inicialmente, yo responsabilizaba a Darwin de las funestas consecuencias científicas, ambientales y sociales de las aplicaciones del darwinismo. Pensaba que cada científico (porque le consideraba científico) era responsable de las consecuencias de sus ideas. Pero después de años leyendo sus textos y buscando información sobre las circunstancias y personajes que rodearon la implantación del darwinismo, he conseguido “atar cabos” entre estas informaciones inconexas y he llegado a la conclusión de que el darwinismo, tal como lo conocemos, tiene poca relación con los supuestos “descubrimientos” de Darwin. “El origen de las especies” (el falso título que nos han transmitido) era la confusa obra de un aficionado acomodado con enormes carencias científicas con respecto a lo que ya se conocía y que no habría pasado de ser una curiosidad entre otras semejantes de la época. Inicialmente, yo compartía la idea muy bien argumentada por ilustres pensadores como Bertrand Russell, R. M.Young o Bernard Shaw, de que su éxito se debía, solamente, a la aplicación de las siniestras ideas de Malthus y Spencer, que eran una justificación de las injustas condiciones coloniales y sociales de la época, a la Naturaleza (como sabrá, sus obras fueron muy bien acogidas por los poderosos).

Esto justifica su éxito “social”, pero no explica su implantación científica, (a pesar de que los científicos de la época compartieran estatus social y una visión del mundo adecuadas para asumirla). Pero después de muchas aburridas lecturas sobre los personajes involucrados en su éxito he conseguido reunir la siguiente información: En los textos “oficiales” sobre las circunstancias que rodearon “la gran revolución” del darwinismo, figura Thomas Henry Huxley como “el bulldog de Darwin”. La idea que yo había obtenido de su participación era la de una especie de científico “free lance” devoto de Darwin que le defendió en el manido debate con el obispo Wilbeforce. Los datos que he obtenido, procedentes de la Enciclopedia Británica (se puede consultar on-line) son los siguientes: Bajo el título El poder y “el Papa” Huxley, nos cuenta lo que sigue: Huxley era “un científico líder en su época y un activista político, cualidades que le aportaron las palancas necesarias para ayudar a construir un orden social en el que la ciencia y el profesionalismo reemplazasen a los clásicos y el mecenazgo”. Fundó, junto con Joseph Dalton Hooker (otro poderoso protector de Darwin), el X-Club, en el que también figuraban Herbert Spencer, John Tindall y otros que, durante una década, controlaron la Royal Society. Huxley fue presidente de la Geological Society, la Ethnological Society, la British Association for the Advancement of Science, la Marine Biological Association y la Royal Society. “Con plazas en 10 Comisiones Reales, deliberando sobre todo, desde las pesquerías a las enfermedades o la vivisección, penetró claramente en los laberínticos corredores del poder”. También, junto con Hooker, fundó la revista Nature. El X-Club fue fundado con el objetivo de “promover el darwinismo y el liberalismo científico” y “fue acusado de ejercer demasiada influencia sobre el ambiente científico de Londres” es decir, del Imperio.

Creo que esto nos puede dar una pista de cómo se impuso el darwinismo y se silenciaron las voces de científicos (verdaderos científicos) discrepantes, como St. George Mivart, un zoólogo evolucionista que derribó con argumentos que se pueden seguir sosteniendo en la actualidad, la idea de la selección natural. Naturalmente, al “incomprendido” Darwin le hicieron miembro de las más importantes sociedades científicas y a su muerte fue objeto de un funeral de estado en la abadía de Westmister, en la que sólo estaban enterradas cinco personas no pertenecientes a la nobleza.

Es decir, aunque me estoy extendiendo demasiado, creo que es importante que se sepa que el darwinismo no es obra directa de Darwin, aunque compartiera, como se puede observar en “El origen del hombre” (otro falso título) la repugnante ideología eugenista de Huxley, Spencer y Galton. El contenido científico de “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia” es nulo. Una gran confusión de ideas lamarckistas, spencerianas y maltusianas, incluso “neutralistas”, con el “descubrimiento” de la selección natural basado, como él aclara, en la cría de palomas y con comentarios y citas de fenómenos absurdos que “le contaron”. Sólo con leer su resumen final se puede comprobar esta confusión. Incluso el término “evolución” no aparece hasta la sexta edición del libro, por sugerencia de Huxley, lo que también es muy significativo.

Supongo que tampoco será muy conocido el hecho de que, cuando comenzó a entender algo de la evolución, al final de su vida, abandonó (lógicamente) el concepto de selección natural y en su lugar propuso la “Pangénesis”. Una idea confusamente lamarckiana, según la cual, cada órgano segregaba unas “gémulas” por la que se transmitían a los descendientes los caracteres adquiridos por los progenitores por la influencia del ambiente. Su primo Sir Francis Galton le disuadió de la idea, incluso publicó un artículo atacándola. Se puede comprender perfectamente por qué, teniendo en cuenta que Galton fue el fundador oficial de la eugenesia.

En definitiva, parece claro que el darwinismo fue un afianzamiento, un reforzamiento “científico” de las ideas de las clases dominantes. Se creó como una ideología por y para las élites sociales. Y lo sigue siendo. La idea de la selección natural, una fuerza omnipotente capaz de regir los destinos de los seres vivos, justifica muchas cosas.

-Los biólogos darwinistas, frecuentemente, afirman que las críticas contra la selección natural se basan en una incomprensión o tergiversación intencional de esta teoría. Por ejemplo, ellos dicen que la idea de que la evolución es “al azar” es simplista, falsa y tiende a tergiversar el darwinismo, porque lo que es al azar son las mutaciones genéticas, pero la selección natural no lo es. Más bien, la selección natural añade dirección e imprime canalización a dichas mutaciones, que es justamente todo lo contrario del “azar”. De allí que no pueda afirmarse que la evolución se deba únicamente al azar. Para citar a un conocido defensor del darwinismo “El azar es un ingrediente menor del récipe darwiniano, pero el más importante ingrediente es la selección acumulativa la cual es, quintaesencialmente, no al azar” (Dawkins, en el The Blind Watchmaker. La traducción es mía). Y en otra obra, el mismo autor define al darwinismo como la “Teoría mínima según la cuál la evolución es guiada, adaptativamente, en direcciones que no son al azar, por la supervivencia que tampoco es al azar, de pequeños cambios hereditarios al azar” (A Devil’s Chaplain. La traducción es mía) ¿Qué opina usted de esta objeción básica darwinista?

Se han escrito tantas cosas, tratados enteros repletos de “explicaciones” que son pura retórica, para intentar encajar los conceptos (los dogmas) de la selección “natural” y “el azar” en la explicación de la complejidad de la vida, que sería necesario otro tratado (si no varios) para discutir tantos argumentos falaces. Un dogma no se puede rebatir con argumentos racionales, pero se puede intentar comprender porqué ha llegado a convertirse en dogma si nos remontamos a su origen e intentamos explicarnos el motivo de su afianzamiento: Para empezar, insisto en que la idea de que existe una selección “natural” es una ocurrencia de Darwin al extrapolar las actividades de los ganaderos, agricultores y criadores de palomas, que son una total distorsión de las condiciones naturales. Si lee el “Origen de las especies” verá que lo repite continuamente, especialmente en los primeros capítulos. Entre las explicaciones retóricas que he leído, una afirma que “la extrapolación de las actividades de los ganaderos es sólo una analogía superficial”, cuando Darwin no se cansaba de apoyarse en la selección de ganaderos para exponer sus argumentos “científicos”. Por ejemplo, cuando en “El origen del hombre” (que, por cierto, nadie parece haber leído) expone sus ideas eugenistas, las justifica diciendo que “Es incalculable la prontitud con que las razas domésticas degeneran cuando no se las cuida o se las cuida mal; y a excepción hecha por el hombre, ninguno es tan ignorante que permita sacar crías a sus peores animales”, o cuando habla de que “la transmisión libre de las perversas cualidades de de los malhechores se impide ejecutándolos o reduciéndolos a la cárcel por mucho tiempo” lo apoya en que “en la cría de animales domésticos es elemento muy importante de buenos resultados la eliminación de aquellos individuos que, aunque sea en corto número, presenten cualidades inferiores”. En cuanto al azar, lo explica así: “He hablado hasta aquí como si las variaciones, tan comunes y multiformes en los seres orgánicos en estado de domesticidad y no tan comunes en los silvestres, (algo tan evidente como contradictorio con su “teoría”), fueran debidas a la casualidad. Innecesario es decir que este término es completamente inexacto y que sólo sirve para reconocer paladinamente nuestra ignorancia de la causa de cada variación particular”. Es decir, lo que significa realmente para Darwin “el azar” es desconocimiento. Y pretender basar una teoría científica en sucesos al azar es lo más “anticientífico” que puede imaginarse porque, aunque Dawkins (y muchos otros) concedan a la omnipotente, omnisciente y omnipresente (tiene “el don de la ubicuidad”, no sé si le suena de algo) selección natural la capacidad de dirigir la evolución, la fuente de la variación, la que “crea” las nuevas características, es “el azar”. Y ya sabemos, porque se ha comprobado experimentalmente, que los cambios, ya sean “pequeños cambios hereditarios” y, por tanto, sin consecuencias evolutivas, o cambios sustanciales en los genomas implicados en la evolución no son al azar, sino producidos por la capacidad de respuesta de los genomas al ambiente.

Pero como en todo lo relacionado con el darwinismo, tras estas ideas hay intereses que no son precisamente científicos. Ya hemos visto el resultado de la documentación histórica sobre cómo se impuso el darwinismo en el ámbito científico anglosajón, pero puede ser interesante intentar comprender porqué el azar y la selección “natural” se han convertido en algo indiscutible. Quizás convenga ampliar la cita anterior sobre Huxley de la Enciclopedia británica que le califica como “un científico líder en su época y un activista político, cualidades que le aportaron las palancas necesarias para ayudar a construir un orden social en el que la ciencia y el profesionalismo reemplazasen a los clásicos y el mecenazgo”. El manido debate de Huxley y el obispo Wilbeforce (en el que Darwin no participó) y que, al parecer, no fue tan épico como nos relatan los textos “oficiales”, fue luego convertido en el mito que escenificaba la lucha entre la luz de la ciencia y el oscurantismo eclesiástico. El “orden social en el que la ciencia y el profesionalismo reemplazasen a los clásicos y el mecenazgo” se refiere a esto: En la segunda mitad del siglo XIX las clases medias de Gran Bretaña adquirieron un lugar relevante en la sociedad industrializada, reemplazando a los terratenientes y a las clases feudales del pasado. El poder emergente luchaba por una reforma en la administración y por una educación laica que, entre otras cosas, liberase a la ciencia (y a ellos mismos) de la tutela de la iglesia establecida. El darwinismo de Huxley fue la base ideológica de esta “revolución” de la burguesía, que justificaba su acceso al poder mediante “la lucha por la vida” y “la supervivencia del más apto” (concepto que Jonh Rockefeller y otros magnates norteamericanos “hechos a sí mismos” abrazaron con entusiasmo, como sabrá). El azar era la forma de rebatir “la creación”.

De liberarse de la tutela del poder eclesiástico. El resultado es que convirtieron a “la Ciencia” en la nueva religión. El poeta inglés (de origen irlandés) de principios del siglo pasado William Yeats lo describió lúcidamente con la frase “la ciencia es la religión de los barrios residenciales”. Desde luego, si analizamos los argumentos y las prácticas darwinistas nos encontramos con una curiosa semejanza a las de las religiones “institucionales”. Si a la enumeración de “jaculatorias” si la menor relación con la realidad que se repiten en sus textos: “Darwin completó la revolución copernicana”… “es el triunfo de la razón”… “fue el primero en dar una explicación materialista de la vida”… “el descubridor de la evolución”… “fue un incomprendido en su tierra”… y a la práctica permanente de los devotos darwinistas, como la de Dawkins, es decir, la riquísima y barroca colección de retórica y argumentos que han extraído de sus “sencillos” textos que resulta sospechosamente similar a las tradiciones escolásticas, le añadimos la “infalibilidad” de Darwin (que nos trajo “la Verdad”) y la omnipotencia de la indiscutible selección “natural”, nos vemos frente a todos los ingredientes de una religión “revelada”. Incluso, cuando alguno de los biólogos descarriados cuestionamos la validez de la selección natural como explicación de la enorme complejidad de los procesos biológicos, la respuesta displicente es que “no comprendemos la selección natural”, que es algo como decir “que no hemos sido tocados por el don de la gracia”.

El triste resultado de la imposición de esta nueva religión “institucional” cuyos dogmas indiscutibles son el azar y la competencia y cuya concepción de la vida, de la Naturaleza, de la realidad… es tan sórdida, es que sigue siendo una herramienta de poder utilizada para convencer a la sociedad de que “las cosas son así”, en este caso, “porque lo dice la ciencia” y ha dejado las manos libres a los poderosos, los que controlan la ciencia (porque los que controlan el poder económico y el poder científico son exactamente los mismos) para dirigir el Mundo a su voluntad sin tener que dar cuentas a nadie.

-Supongamos que un estudiante de biología, en los últimos años o Semestres de la carrera, está convencido de que Darwin, su obra, y sus continuadores están básicamente en lo correcto en relación con la evolución. Pero este estudiante, inteligente, curioso y con un amor incondicional por buscar la verdad, decide explorar las teorías alternativas sobre la evolución. ¿Qué argumento central le ofrecería usted para hacerlo dudar o reconsiderar críticamente su posición sobre el neo-darwinismo?

Lo primero, que lea a Darwin. Que no se desanime al llegar al primer capítulo, que es lo que les suele pasar, porque encontrará cosas muy significativas sobre sus ideas y su “documentación” científica. Lo segundo, creo que sería conveniente que supiera cómo se elaboró la Teoría Sintética “moderna”. La publicación de “Sobre el origen de las especies, etc” tuvo un enorme éxito social que hizo que, para muchos, fuese el descubrimiento de que había existido algo “parecido” a la evolución (hasta entonces limitada al ámbito científico), pero para los expertos en evolución, por entonces llamados “lamarckianos”, la selección natural no pasaba de ser una extrapolación inadecuada de un fenómeno que no tenía nada que ver con sus observaciones de la Naturaleza, y en el ambiente científico no llegó a arraigar. Los genetistas (De Vries, Bateson…), a pesar de lo poco que se conocía de genética por entonces, eran conscientes de que la variabilidad normal existente en los organismos no era suficiente para traspasar los límites de la especie, incluso bajo una fuerte selección artificial y decían que los cambios genéticos deberían de ser bruscos. Entonces, llegó otra mixtificación de los fenómenos naturales. Lo voy a transcribir tal como lo cuenta Richard Milner, un darvinista convencido: R. C. Punnet, (por cierto, un ferviente eugenista), expuso el problema a su amigo G. H. Hardy, profesor de matemáticas en la Universidad de Cambridge, quien, según se dice, escribió la solución en el puño de la camisa mientras comía. Como la consideró muy elemental, Hardy se negó a presentarla en una publicación que normalmente leerían sus colegas matemáticos, por lo que Punnett la expuso en una revista de biología. Fue la única incursión de Hardy en la genética (?). La solución obtenida por el profesor Hardy fue que la simple expresión binomial (p2 +2pq + q2) = 1 describe la proporción de cada genotipo en la población, donde p representa el alelo dominante (A), q el recesivo (a) y (p + q = 1). Este es el origen de la Síntesis “moderna”. Otro invento sin la menor relación con la realidad, elaborado para mantener la idea de la selección natural actuando sobre variaciones graduales como responsable de la evolución. Resulta muy significativo que todos los matemáticos y genetistas implicados en la gestación de semejante falsificación (Punnet, Fisher, Haldane, Dobzhansky, incluso Mayr) eran eugenistas (así como la familia Darwin). Se pueden encontrar rastreando los “Eugenics records” en Internet. Es decir, seguía habiendo detrás una ideología como idea conductora de la selección natural.

Pero los descubrimientos actuales, los datos que se están conociendo sobre la enorme complejidad de la regulación y el control de la información genética muestran que las hipótesis en que se basa la Síntesis “moderna” son absolutamente falsos, por lo que todo lo que se ha elaborado a partir de ella es absolutamente falso. No creo que sea tan difícil de comprender.

Lo que recomendaría a los jóvenes interesados en la evolución y en la Biología en general es que se documentasen sobre los nuevos datos, especialmente sobre Genética y Biología del desarrollo, pero también sobre las actividades de bacterias y virus en la Naturaleza. Sobre la sutil comunicación e interconexión entre los organismos y el ambiente. Descubrirán la enorme complejidad y la enorme belleza de los fenómenos naturales. Que intenten desconectar de la visión sórdida, reduccionista y competitiva que nos han inculcado los darwinistas y que piensen por sí mismos. Tienen mucho por hacer y mucho por aportar a la Biología.

-¿Usted piensa que es “una cuestión de tiempo” el que la teoría sintética sea abandonada por la comunidad científica; o más bien augura un largo futuro a esta teoría?

Me temo que no ya la Teoría sintética, sino el darwinismo tiene un largo futuro asegurado.
Los artículos científicos actuales sobre evolución ya no hablan de la “Síntesis moderna” (que ha quedado reducida a ”una asignatura más” en las facultades en forma de Genética de poblaciones), suelen usar una confusa mezcla de conceptos entre los que incluyen remodelaciones genómicas, duplicaciones parciales o completas (a todo lo llaman “mutaciones”), cambios en las redes de regulación, genes homeóticos, cambios epigenéticos, saltos de elementos móviles, inserciones virales… pero todo lo que se produce es “al azar” y “porque ha sido seleccionado” y cuando son fenómenos muy complejos en la que intervienen muchos elementos sin los cuales ese proceso no existiría se ha producido por “selección cooptiva” y los virus son “explotados por el hospedador”… El “azar” y la selección natural son dogmas contra los que es inútil luchar, a pesar de que, supuestamente, fue la “Síntesis moderna” la única “demostración”, mediante sus fórmulas, de la actuación de la selección natural sobre “los genes”. Y creo que el motivo tiene componentes extracientíficos, una vez más. Supongo que sabrá que, desde la primera mitad del siglo XIX comenzaron a expandirse las ideas que justificaban las desigualdades sociales en base a las diferencias biológicas entre los individuos (ideas que están muy bien plasmadas en “El origen del Hombre”), lo que se conoce como “determinismo biológico”, aunque había ideas contrapuestas que afirmaban que el ambiente y las condiciones sociales en que los individuos se desarrollaban eran responsables de gran parte de esas diferencias; eran los llamados “ambientalistas”, partidarios de la construcción de una sociedad que no favoreciese la aparición de las grandes desigualdades sociales existentes. Los deterministas, es decir, los partidarios de la idea de que el orden social es una manifestación de la naturaleza intrínseca del hombre y, por tanto, inmutable, se vieron “apoyados científicamente” por los libros de Darwin. Desde entonces, la magnífica acogida de libros como los de Konrad Lorenz (del que hay mucho que contar), “Sociobiología” de Wilson, o “El gen egoísta” de Dawkins, han contribuido al reforzamiento “científico” de esas ideas. Actualmente, van ganando “por goleada”. Como sabrá, continuamente se publican y se publicitan “descubrimientos” que son totalmente contradictorios con lo que se sabe sobre el control y la regulación de la información genética: se han “descubierto” “el gen del alcoholismo”, “la proteína del amor”, “la enzima de la longevidad”, etc.

Estos supuestos descubrimientos tienen que ver con el otro aspecto “extracientífico” del mantenimiento de la concepción reduccionista del darwinismo: El aspecto económico. Como creo que sabe, la Biología se ha convertido en un negocio más, dominado por las grandes multinacionales de la Biotecnología, “biofármacos”, transgénicos… La investigación biológica se ha convertido en una carrera por lograr “patentes” financiada mayoritariamente por empresas con ánimo de lucro. Para este negocio es imprescindible la idea reduccionista de “los genes” y de la vida como un fenómeno regido por “el azar” y la competencia. No es una deducción mía. Lo dice textualmente uno de los expertos más prestigiosos en estos temas: “Como la evolución ha sido al azar, las manipulaciones de los fenómenos biológicos no es más que una aceleración de los procesos que se producen en la Naturaleza”. Teniendo en cuenta que vivimos literalmente inmersos en un mar de bacterias y virus, las manipulaciones que hacen dan un poco de miedo. Para ser sincero, dan mucho miedo.

En definitiva, creo que el darwinismo durará lo que dure el actual sistema económico y la actual estructura del poder, por lo que, si tenemos en cuenta el camino que llevan y las pocas perspectivas de un cambio, se podría aventurar que lo que dure la actual “civilización”.

-He leído que afirmar que los darwinistas son “acríticos” de la Teoría sintética es una exageración o inclusive una gran mentira, porque la mayoría de los biólogos son conscientes de las fallas que esta teoría presenta aun cuando esté, según ellos, esencialmente en lo correcto. Y que realmente el motivo por el cuál no se toman seriamente las alternativas (como las que usted plantea), es que ninguna de ellas tienen el poder explicativo de la Teoría Sintética. Es decir, se basan solo en críticas, sin proponer una alternativa seria que pueda sustituirla. ¿Qué opinión le merece este punto de vista?

En primer lugar, quisiera que me explicaran qué darwinismo es el “esencialmente correcto” ¿El de los libros de Darwin? ¿El de la Síntesis “moderna”? ¿El de “los genes egoístas”? No existe una teoría darwinista claramente formulada que integre la gran cantidad de descubrimientos existentes sobre los procesos biológicos que, por otra parte, son totalmente contradictorios con las ideas darwinistas. Lo único que queda del darwinismo es la competencia en cada uno de los niveles de la vida, el azar (todo se ha producido “al azar”, hasta la reacciones químicas) y sobre todo, su “poder creador” la selección natural. Todas las formas de vida, las moléculas, las relaciones ecosistémicas… se han producido porque “han sido seleccionadas”. Es decir, lo que queda es una concepción de la vida, una creencia que ha sido reforzada por los interesados en que se mantenga, por una auténtica veneración a Darwin, el hombre que trajo “la verdad”, que incluye los relatos míticos, las leyendas sobre el personaje creadas, inventadas totalmente por sus promotores. Si han conseguido esto en 200 años, imagínese en qué se convertirá Darwin en 1800 años más.

Lo cierto es que esta forma de “creer” es la antítesis de el espíritu científico, porque rechaza, a veces violentamente, cualquier crítica y entorpece el avance de la Ciencia y, lo que es más grave, yo creo que entorpece a los científicos, porque he leído interpretaciones de procesos evidentemente armónicos y coordinados que son propias de sicópatas agresivos. No comprendo cómo pueden decir que aman a la Naturaleza cuando tiene esta visión tan fea, tan cruel, tan sórdida de ella.

Por este carácter de creencia, son incapaces, no ya sólo de admitir, sino de comprender las propuestas alternativas. Lo explicaré, ya que estamos hablando “en confianza”, con un ejemplo personal: Si sugieres que los datos que tenemos, de los que podemos partir, porque son datos, sobre la aparición de la vida, sobre las primeras formas de vida en la Tierra eran bacterias, eres acusado de apoyar fenómenos misteriosos, porque ellos pueden inventarse lo de la “sopa prebiótica”, el “mundo ARN”, las “celdas de arcilla”, “LUCA” (Last Universal Common Ancestor)… que son hipótesis sin el menor apoyo empírico, pero “explican todo”. Si hablas de que los datos sobre los genomas permiten localizar las secuencias génicas de origen bacteriano (lo que Radey Gupta llama “firmas”), que los datos de los genomas, especialmente del más estudiado, el humano (el genoma total, no sólo el codificante de proteínas) muestran que su inmensa mayor parte está formada por virus endógenos, elementos móviles y secuencias repetidas y que está demostrado experimentalmente que estos elementos se activan como respuesta al estrés ambiental (radiaciones, sustancias químicas, estrés nutricional…), que produce duplicaciones, delecciones, inversiones, translocaciones, es decir remodelaciones, que se pueden observar comparando genomas de grupos relacionados… que todo esto concuerda con las grandes extinciones y bruscas remodelaciones morfológicas observadas desde siempre en el registro fósil y apoyadas por los estudios embriológicos, lo califican de “especulaciones”, mientras que su evolución gradual por mutaciones puntuales y al azar, “está demostrada”. El adoctrinamiento a que somos sometidos los biólogos en nuestra formación es tal, que la creencia en las hipótesis (tanto las originales de Darwin, como las de la Teoría sintética), las convierten en hechos demostrados, porque “es evidente” que en la Naturaleza existe la competencia, porque los machos compiten por las hembras, y “es evidente” que en la Naturaleza existe la selección natural, porque unos (los “más aptos”) viven y otros mueren, aunque nadie pueda explicar qué tiene que ver esa “competencia” y que unos mueran y otros no con las remodelaciones genéticas y embriológicas relacionadas con la evolución (¡Ah,sí!, “con el tiempo”…).

Los datos que se están obteniendo sobre la regulación, el control, y la interacción con el ambiente de la información genética y de los organismos en general, están mostrando fenómenos de una enorme complejidad, que han de ser entendidos en términos de interacciones moleculares, de complejas relaciones ecosistémicas, de integración entre el mundo orgánico y el inorgánico, es decir, mediante modelos como los de los sistemas complejos. La Naturaleza no se puede entender con términos empresariales (coste-beneficio, competencia, explotación de recursos…) ni con explicaciones simplistas, como la “selección” que vale para explicar “todo”. Los fenómenos complejos requieren explicaciones complejas. Pero estas parecen resultar incomprensibles para los creyentes en la selección natural, e innecesarias, porque ésta “explica todo”. Para qué investigar más…

-Cree usted que haya algo “rescatable” de la obra de Darwin? ¿Es decir, algo que merezca ser científicamente reconocido en su obra?

Si. Un aprendizaje para la historia. Un aprendizaje sobre las nefastas consecuencias de la aplicación de unos hipócritas prejuicios culturales y sociales de unas clases dominantes a la naturaleza. Ya hemos hablado de las consecuencias científicas tan negativas. Del obstáculo al progreso del conocimiento. Pero creo que las más nefastas han sido, de largo, las sociales y las ambientales (y lo peor está por llegar). No creo descubrir nada nuevo si hablo del sufrimiento de muchas pobres personas, de la enorme cantidad de brutalidades que se han cometido en nombre de la eugenesia, de la selección de “genes buenos” y la eliminación de los “malos” apoyada por científicos darwinistas. En Norteamérica, en Alemania (si lee Mein Kampf, verá en quién se apoyaba “científicamente”), en los países nórdicos… Lo que se hizo, con base en el “estado evolutivo inferior”, según las ideas que Darwin exponía en “El origen del Hombre”, en los países “colonizados”, (según ellos), especialmente en África y Australia. Lo que todavía se hace, por algunas compañías de seguros de los países “avanzados” de buscar los “genes malos” en los posibles asegurados, o en asignar un componente genético al comportamiento de personas marginadas o de grupos étnicos despreciados…

Pero otras consecuencias sociales que también debemos tener en cuenta son las aplicaciones de estas ideas reduccionistas, mecanicistas y competitivas a otras disciplinas como la sicología, la siquiatría, la neurobiología, la medicina… (El aspecto de la “lucha contra los patógenos” ya ha dado sus frutos con el avance de la resistencia de las bacterias a los antibióticos, que puede dejar a la Humanidad inerme ante las infecciones. Ahora estamos en ”la lucha contra los virus”…) Y, en el futuro, en las peligrosas consecuencias de los cultivos trangénicos y de las manipulaciones de plásmidos, bacterias y virus de la Biotecnología.

Pero, sobre todo, la justificación “científica” de un sistema económico, de una forma de ver la realidad, lo que no es extraño dado que las ideas de Darwin estaban basadas, como él mismo decía, en ese modelo, que ha tenido unas consecuencias terribles para la inmensa mayor parte de la Humanidad y para el medio ambiente.

Y esto no son especulaciones. Cito textualmente las palabras de un darvinista convencido, Michael Rose en su libro “Darwin’s ghost”: El darwinismo probablemente contribuyó al ascenso del racismo a finales del siglo XIX y, por tanto, ayudó a fomentar en general el racismo del siglo XX. El darwinismo fue usado también para exacerbar el desprecio por los pobres en el siglo XIX. Considerado todo ello, el darwinismo ha tenido muchos efectos lamentables y, a veces, actualmente viciosos en el clima social del mundo moderno. Es comprensible que tantos odien a Darwin y el darwinismo. A diferencia de tantas doctrinas, religiosas e ideológicas, no es, ciertamente, un opio intelectual. /…/ En lo que concierne a los beneficios prácticos del darwinismo el caso es casi el opuesto. El pensamiento darwinista es esencial en el cruce del ganado, agronomía y similares. La agricultura moderna depende del darwinismo como una de sus más importantes piedras fundadoras. Estamos sólo empezando a ver el uso de metodologías darwinistas en medicina, ingeniería genética y campos asociados. Pero es seguro que más de sus aplicaciones llegarán. A lo que Rose se refiere es a la agricultura y la ganadería industrializadas y, ahora, a los cultivos transgénicos, que han sido una catástrofe para millones de pequeños agricultores y ganaderos y para el medio ambiente y la biodiversidad y han dejado la alimentación mundial en manos de unas pocas multinacionales. ¿Sabía usted que por causa de estos “progresos” se han extinguido, según la FAO, el 75% de los cultivos tradicionales y no se sabe cuantas razas de ganado autóctonas y bien adaptados a su clima? ¿Y que la alimentación mundial depende en un 70% de una docena de cultivos? Lo que supongo que sabrá es que los cultivos de semillas “altamente seleccionadas” y muy homogéneas son muy sensibles a cambios de temperatura, por lo que un cambio climático puede tener consecuencias catastróficas. Pero también es del dominio público que los grandes magnates mundiales y las grandes empresas de biotecnología están construyendo en Svalbard, en el ártico, un refugio acorazado, “la cámara de semillas del fin del Mundo”, para “preservar la biodiversidad”…

-Algún comentario o reflexión final sobre el Año de Darwin.

Sólo quisiera pedir a los que tengan la paciencia de leer esto que reflexionen sobre lo que realmente ha significado el darwinismo que, insisto, no es una creación de Darwin, para la Biología y para la Humanidad. Una concepción distorsionada de la Naturaleza y de las relaciones de los hombres entre sí. ¿Cómo se puede interpretar la enorme complejidad de las relaciones ecológicas, en la que todos los elementos bióticos y abióticos están interrelacionados y en la que todos son absolutamente imprescindibles, en términos empresariales regidos por la competencia? ¿Cómo se puede extrapolar la competencia a los más recónditos niveles de la vida? Compiten las células, las moléculas, el ADN es “egoísta” y lo que no se entiende es “basura”… Esta forma de ver la Naturaleza lleva a los especialistas mas brillantes y prestigiosos a interpretar todos los fenómenos biológicos al revés de la realidad, en función de o que les han enseñado. Intentaré explicarlo simplemente, aunque no sé si seré capaz: Los conocimientos actuales están mostrando que las relaciones entre los organismos entre sí y con el entorno están regidas, no por la competencia, sino por el equilibrio en forma de redes complejas de interacciones que comunican los organismos entre sí y con el ambiente. Que la información genética, también fruto de una compleja red de interacciones moleculares, también tiene una gran capacidad de respuesta al ambiente (un concepto odiado por los “deterministas”), mediante distintos procesos genéticos y epigenéticos. Que vivimos literalmente inmersos en una inconcebible cantidad de bacterias y virus que tienen unas funciones esenciales para la vida en el Planeta y en el interior y el exterior de los organismos, y que su aspecto patológico (extremadamente minoritario), es el resultado de algún tipo de desestabilización de sus funciones, de algún desequilibrio de sus relaciones naturales.

Si tenemos en cuenta estos datos reales, te produce una sensación angustiosa cuando lees que se están invirtiendo cifras fabulosas para “secuenciar los cánceres” o cuando ves los descubrimientos de los, cada vez más numerosos, “genes del cáncer”. El cáncer no está en los genes (en unos “genes malos”). Es producto de agresiones ambientales, porque vivimos sometidos a infinidad de sustancias químicas sintéticas, a radiaciones electromagnéticas, a estrés inmunodepresor… los genes del cáncer son alteraciones genéticas y epigenéticas (y por eso pueden ser hereditarios) producidas por estas agresiones. Y los “virus cancerígenos” son virus endógenos activados por estas agresiones y emitidos por los tumores. Y los virus no “mutan para evadir las defensas del hospedador”, porque los virus en estado libre son absolutamente inertes. Y los virus endógenos no son “parásitos” ni “explotados por el hospedador”, y no “secuestran la maquinaria celular”, sino que es la célula la que utiliza los componentes de los virus. Y el virus (híbrido) del SIDA no se originó “porque los africanos comen monos”, sino por la elaboración de una vacuna contra la polio (con intereses económicos implicados) usando riñones de chimpancé y macaco como cultivo. Y los mamíferos tenemos un virus endógeno, conocido como W, cuyas secuencias genéticas y cuyas proteínas de la cápsida son las responsables de la formación de la placenta, de la fusión del sincitio-trofoblasto y de la inmunodepresión materna durante el embarazo. Y eso es lo que produce la infección por este virus híbrido; la inmunodepresión. Por eso, cuando lees en una artículo reciente en una revista muy importante que “se ha descubierto por qué el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) causante del sida progresa con más rapidez en las mujeres que en los hombres con niveles similares del virus en la sangre, y es porque la molécula receptora que está en "la primera línea" del reconocimiento del virus por parte del sistema inmunológico del organismo responde de manera diferente en la mujer”, resulta angustioso que no comprendan porqué se produce esto y que la única idea que surja es la de que este descubrimiento “abrirá una línea investigadora en la elaboración de fármacos que permitirán modificar la respuesta inmunológica temprana al virus”.

Podríamos llenar un tomo de buen grosor con interpretaciones de este tipo. Lo que todas tienen en común es que estos “descubrimientos” están enfocados en intentar interrumpir estos procesos, en lugar de comprenderlos y prevenirlos y servirán para fabricar (y vender) fármacos.
Y este es el motivo por el que no va a cambiar nada en las interpretaciones “patológicas” de la Naturaleza. Es más rentable vender medicinas (fundamentalmente para “tratar los síntomas”) que evitar las enfermedades. Y dentro de este negocio, las vacunas son el mejor negocio. La inmunidad natural es un fenómeno mediante el que el organismo mantiene el equilibrio con los innumerables microorganismos del entorno. En unas condiciones razonables (no exageradas) de higiene y condiciones adecuadas de nutrición y salud, se produce sin ningún problema. Pero la introducción en el torrente circulatorio de variadas dosis de antígenos o microorganismos “atenuados” puede producir una debilitación del sistema inmune, haciendo a la población más susceptible a enfermedades y produciendo problemas alérgicos. Incluso, los aditivos de algunas vacunas derivados del mercurio o del aluminio, que son neurotóxicos, se han asociado por expertos “silenciados” a problemas neurológicos y al aumento de la incidencia de autismo. El caso de la innecesaria y peligrosa vacuna contra el papilomavirus es muy explícito. Se descubrió que dos de los miembros del tribunal que concedió el Nóbel (la mejor publicidad) a Zur Hausen estaban relacionados con la industria farmacéutica. Semejante escándalo, que se publicó en la prensa, habría sido suficiente para retirarle el Nóbel y suspender las vacunaciones, ¿ha oído algo de ello?

Los magnates que están detrás de la industria farmacéutica, de la biotecnológica, de los transgénicos… y de la información, tienen mucho dinero y, por tanto, mucho poder. No quiero profundizar aquí en este tema porque podría ser acusado de “conspiranoico”, un término acuñado por los “creadores de opinión” (estos mismos magnates han creado centros para “crear opinión” mediante la difusión de tópicos), para los que denuncian estas maquinaciones. Prefiero que el (hipotético) lector investigue por su cuenta. Pero sí quiero decir que mi búsqueda de información sobre estos temas me ha llevado a comprobar que el Mundo está en manos de verdaderos paranoicos (por cierto, fervientes darwinistas), que han adquirido tanto poder que se sienten autorizados para decidir el destino de la Humanidad, y quienes o cuantos les sobran. No es una “teoría conspirativa”. Lo han comentado públicamente y se les puede ver en los medios de comunicación durante reuniones en las que comparten sus preocupaciones “filantrópicas” por el aumento de la población mundial. He leído informaciones terribles sobre vacunaciones esterilizadoras a indígenas americanas o en la India y Filipinas. Por eso, cuando leo que se han hecho estudios genéticos en poblaciones africanas “para conocer su evolución” o en indígenas mexicanas “para poder aplicarles la medicina personalizada” me produce una gran preocupación. Como la que me produce pensar qué pasará cuando el extraño virus recombinante “H1N1” se extienda por África.

No. Creo que no hay solución. Hay un gran poder de manipulación y control mental. Produce una sensación asfixiante comprobar la enorme mentira bajo la que viven “las sociedades avanzadas”. No hay más que ver cual ha sido el resultado y la reacción a la crisis financiera y a su vergonzosa “solución”. Por muchos intentos que se hagan desde publicaciones o medios “alternativos”, la gran masa de la población seguirá viviendo en esa mentira. En esa alienación.

jueves, 16 de julio de 2009

Una historia de acoso escolar

Aquí pueden ver un trabajo en video efectuado por los alumnos de 3º de ESO del IES Profesor Tierno Galván de Alcalá de Guadaíra, sobre una situación inventada de acoso escolar.

Ya en otro momento he comentado sobre el acoso escolar (por ejemplo en este post). Este es un tema que me parece muy importante, y sobre el cuál existe poca conciencia de parte de padres y maestros.

Hay que tratar de difundir correctamente este tema, para que puedan tomarse a tiempo las medidas a que haya lugar.

Cualquier niño de nuestra familia puede verse afectado por este problema, y en ese caso, debemos tener al menos un conocimiento básico del asunto, para así poder idear alguna solución útil y beneficiosa.

Los Celos Patológicos, por el psicólogo Dr. Walter Davila

En los siguientes videos, el psicólogo y psicoterapeuta Walter Dávila habla un poco sobre los celos patológicos, los cuáles, a diferencia de los celos normales, suelen ser perjudiciales y destructivos, por lo que conviene reconocerlos tanto en los demás como en uno mismo (si fuese el caso).

miércoles, 15 de julio de 2009

La escucha activa, por Lalo Huber

Aprender a escuchar activamente (en vez de pasivamente) es una habilidad que puede desarrollarse, y que, de ponerse en práctica, puede resultar muy útil en la vida, tanto personal como laboral.

Aunque muy pocas personas han aprendido esta habilidad, lo importante es que ella puede desarrollarse con la práctica; los siguientes videos serán muy útiles para todas aquellas personas que deseen mejorar su habilidad para escuchar en una forma mucho más eficaz y obtener así mejores resultados en la vida.

Héroes o Push: excelente película

Vi hace poco la película Push (titulada como Héroes en algunos países), que trata la historia de un grupo de jóvenes que descubren que poseen poderes paranormales. Sus habilidades van desde mover objetos con sus mentes (telequinesis), ver el futuro (precognición), crear nuevas realidades e incluso matar sin poner un dedo encima a sus víctimas. Una agencia clandestina comienza a perseguirles cuando éstos deciden utilizar sus poderes para combatir el crimen.

No les cuento más, porque la idea es que la vean.

A mí me gustó bastante, en especial los efectos especiales. Es muy posible que hagan una segunda parte, ya que este tipo de películas parecen llamar bastante la atención.

A propósito de esta película, hay que decir la parapsicología estudia ese tipo de facultades, pero la mejor evidencia que se dispone al respecto (ver el libro de Dean Radin The Conscious Universe y también Entangled Minds) demuestra que esas facultades, probablemente, las poseemos todos a un nivel muy poco desarrollado. (De hecho los estudios de laboratorio al respecto se hacen con gente normal, casi nunca con "psíquicos", ya que éstos son muy pocos y muchos son falsos o fraudulentos y no se someten a prueba alguna).

Por supuesto, en la película, se exageran estos poderes de forma algo fantasiosa; pero en la realidad, aun los mejores dotados, parecen manifestar algunas de esas facultades solo en ciertos casos y con una intensidad leve y no constante.

De cualquier modo, y volviéndo a la película, recomiendo a todos mis lectores que la vean.

Yo creo que se van a entretener mucho.

martes, 14 de julio de 2009

La guerra contra bacterias y virus: Una lucha autodestructiva por Máximo Sandín

La guerra contra las bacterias y virus: Una lucha autodestructiva.

Máximo Sandín

La guerra permanente contra los entes biológicos que han construido, regulan y mantienen la vida en nuestro Planeta es el síntoma más grave de una civilización alienada de la realidad que camina hacia su autodestrucción.

Las dos obras fundacionales que constituyen la base teórico-filosófica del pensamiento occidental contemporáneo, de la concepción de la realidad, de la sociedad, de la vida, y que han sido determinantes en las relaciones de los seres humanos entre sí y con la Naturaleza son “La riqueza de las naciones” de Adam Smith y “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia” de Charles Darwin. La concepción de la naturaleza y la sociedad como un campo de batalla en el que dos fuerzas abstractas, la selección natural y la mano invisible del mercado rigen los destinos de los competidores, ha conducido a una degradación de las relaciones humanas y de los hombres con la naturaleza sin precedentes en nuestra historia que está poniendo a la humanidad al borde del precipicio. El creciente abismo entre los países victimas de la colonización europea y los países colonizadores, las decenas de guerras permanentes, siempre originadas por oscuros intereses económicos, la destrucción imparable de ecosistemas marinos y terrestres… sólo pueden conducir a la Humanidad a un callejón sin salida.

La gran industria farmacéutica se puede considerar, dentro de este proceso destructivo, un claro exponente de la aplicación de estos principios y de sus funestas consecuencias. La concepción del organismo humano y de la salud como un campo para el mercado, como un objeto de negocio, unida a la visión reduccionista y competitiva de los fenómenos naturales ha conducido a una distorsión de la función que, supuestamente, le corresponde, que puede llegar a constituir un factor más a añadir a los desencadenantes de la catástrofe. Un ejemplo dramáticamente ilustrativo de los peligros de esta concepción es el alarmante aumento de la resistencia bacteriana a los antibióticos, que puede llegar a convertirse en una grave amenaza para la población mundial, al dejarla inerme ante las infecciones (Alekshun M. N. y Levy S. B. 2007). El origen de este problema se encuentra en los dos conceptos mencionados anteriormente, que se traducen en el uso abusivo de antibióticos ante el menor síntoma de infección, su utilización masiva para actividades comerciales como el engorde de ganado, y su comercialización con evidente ánimo de lucro, pero, sobre todo, de la consideración de las bacterias como patógenos, “competidores” que hay que eliminar.

Esta concepción pudo estar justificada por la forma como se descubrieron las bacterias, antes “inexistentes”. El hecho de que su entrada en escena fuera debido a su aspecto patógeno, unido a la concepción darvinista de la naturaleza según la cual, la competencia es el nexo de unión entre todos sus componentes, las estigmatizó con el sambenito de microorganismos productores de enfermedades que, por tanto, había que eliminar. Sin embargo, los descubrimientos recientes sobre su verdadero carácter y sus funciones fundamentales para la vida en nuestro planeta han transformado radicalmente las antiguas ideas. Las bacterias fueron fundamentales para la aparición de la vida en la Tierra, al hacer la atmósfera adecuada para la vida tal como la conocemos mediante el proceso de fotosíntesis (Margulis y Sagan, 1995). También fueron responsables de la misma vida: las células que componen todos los organismos fueron formadas por fusiones de distintos tipos de bacterias de las que sus secuencias génicas se pueden identificar en los organismos actuales (Gupta, 2000). En la actualidad, son los elementos básicos de la cadena trófica en el mar y en la tierra y en el aire (Howard et al., 2006; Lambais et al., 2006) y siguen siendo fundamentales en el mantenimiento de la vida: “Purifican el agua, degradan las sustancias tóxicas, y reciclan los productos de desecho, reponen el dióxido de carbono a la atmósfera y hacen disponible a las plantas el nitrógeno de la atmósfera. Sin ellas, los continentes serían desiertos que albergarían poco más que líquenes”. (Gewin,2006), incluso en el interior y el exterior de los organismos (en el humano su número es diez veces superior al de sus células componentes). La mayor parte de ellas son todavía desconocidas y se calcula que su biomasa total es mayor que la biomasa vegetal terrestre. Con estos datos resulta evidente que su carácter patógeno es absolutamente minoritario y que en realidad es debido a alteraciones de su funcionamiento natural producidas por algún tipo de agresión ambiental ante la que reaccionan intercambiando lo que se conoce como “islotes de patogenicidad” ( Brzuszkiewicz et al., 2006) una reacción que, en realidad, es una reproducción intensiva para hacer frente a la agresión ambiental. De hecho, se ha comprobado que los antibióticos no son realmente “armas” antibacterianas, sino señales de comunicación que, en condiciones naturales, utilizan, entre otras cosas, para controlar su población: “Lo que los investigadores conocen sobre los microbios productores de antibióticos viene fundamentalmente de estudiarlos en altos números como cultivos puros en el laboratorio, unas condiciones artificiales comparadas con su número y diversidad encontrados en el suelo” (Mlot, 2009). A pesar de todos estos datos reales, se puede comprobar cómo la industria farmacéutica sigue buscando “nuevas armas” para combatir a las bacterias (Pearson, 2006).

Los virus han seguido, con unos años de retraso, el mismo camino que las bacterias, debido a que su descubrimiento fue más tardío a causa de su menor tamaño. Descubiertos por Stanley en la enfermedad del “mosaico del tabaco” fueron, lógicamente, dentro de la óptica competitiva de la naturaleza, incluidos en la lista de “rivales a eliminar”. Es evidente que algunos de ellos provocan enfermedades, algunas terribles, pero, ¿no estará en el origen de éstas algún proceso semejante al que ya parece evidente en las bacterias? Veamos los datos más recientes al respecto: El número estimado de virus en la Tierra es de cinco a veinticinco veces más que el de bacterias. Su aparición en la Tierra fue simultánea con la de las bacterias (Woese, 2002) y la parte de las características de la célula eucariota no existentes en bacterias (ARN mensajero, cromosomas lineales y separación de la transcripción de la traslación) se han identificado como de procedencia viral (Bell, 2001). Las actividades de los virus en los ecosistemas marinos y terrestres (Williamson, K. E., Wommack, K. E. y Radosevich, M., 2003; Suttle, C. A., 2005) son, al igual que las de las bacterias, fundamentales. En los suelos, actúan como elementos de comunicación entre las bacterias mediante la transferencia genética horizontal (Ben Jacob, E. et al., 2005) en el mar tienen actividades tan significativas como estas: En las aguas superficiales del mar hay un valor medio de 10.000 millones de diferentes tipos de virus por litro. Su densidad depende de la riqueza en nutrientes del agua y de la profundidad, pero siguen siendo muy abundantes en aguas abisales. Su papel ecológico consiste en el mantenimiento del equilibrio entre las diferentes especies que componen el placton marino (y como consecuencia del resto de la cadena trófica) y entre los diferentes tipos de bacterias, destruyéndolas cuando las hay en exceso. Como los virus son inertes, y se difunden pasivamente, cuando sus "huéspedes" específicos son demasiado abundantes son más susceptibles de ser infectados. Así evitan los excesos de bacterias y algas, cuya enorme capacidad de reproducción podría provocar graves desequilibrios ecológicos, llegando a cubrir grandes superficies marinas. Al mismo tiempo, la materia orgánica liberada tras la destrucción de sus huéspedes, enriquece en nutrientes el agua. Su papel biogeoquímico es que los derivados sulfurosos producidos por sus actividades, contribuye... ¡a la nucleación de las nubes! A su vez, los virus son controlados por la luz del sol (principalmente por los rayos ultravioleta) que los deteriora, y cuya intensidad depende de la profundidad del agua y de la densidad de materia orgánica en la superficie, con lo que todo el sistema se regula a sí mismo. (Fuhrman, 1999). Hasta el 80% de las secuencias de los virus marinos y terrestres no son conocidas en ningún organismo animal ni vegetal. (Villareal, 2004). En cuanto a sus actividades en los organismos, los datos que se están obteniendo los convierten en los elementos fundamentales en la construcción de la vida. Además de las características de la célula eucariota no existentes en las bacterias que se han identificado como procedentes de virus, más significativo aún es el hecho de que la inmensa mayor parte de los genomas animales y vegetales está formada por virus endógenos que se expresan como parte constituyente de éstos (Britten, R.J., 2004) y elementos móviles y secuencias repetidas derivadas de virus que se han considerado erróneamente durante años “ADN basura” gracias a la “aportación científica” de Richard Dawkins con su pernicioso libro “El gen egoísta” (Sandín, 2001; Von Sternberg, R., 2002). Entre éstas, los genes homeóticos fundamentales, responsables del desarrollo embrionario, cuya disposición en los cromosomas de secuencias repetidas en tandem revela un evidente origen en retrotransposones (capaces de hacer, con la ayuda del genoma, duplicaciones de sí mismos), a su vez derivados de retrovirus (Wagner, G. P. et al., 2003; García-Fernández, J., 2005). Una de las funciones más llamativas es la realizada por los virus endógenos W, cuya misión en los mamíferos consiste en la formación de la placenta, la fusión del sincitio-trofoblasto y la inmunosupresión materna durante el embarazo (Venables et al., 1995; Harris, 1998; Mi et al., 2000; Muir et al., 2004). Pero la cantidad, no sólo de “genes” sino de proteínas fundamentales en los organismos eucariotas (especialmente multicelulares) no existentes en bacterias y adquiridas de virus sería inacabable (Adams y Cory, 1998; Barry y McFadden, 1999; Markine-Goriaynoff et al., 2004; Gabus et al., 2001; Medstrand y Mag, 1998; Jamain et al., 2001 ), aunque, en ocasiones, los propios descubridores, llevados por la interpretación darwinista las consideran aparecidas misteriosamente (“al azar”) en los eucariotas y adquiridas por los virus (Hughes & Friedman, 2003) a los que acusan de “secuestradores”, “saboteadores” o “imitadores” (Markine-Goriaynoff et al., 2004) sin tener en cuenta que los virus en estado libre son absolutamente inertes, y que es la célula la que utiliza y activa los componentes de los virus (Cohen, 2008)). Por eso, resultan absurdas las acusaciones, que estamos cansados de oír, de que los virus “mutan para evadir las defensas del hospedador”. Las “mutaciones” se producen durante los procesos de integración en el ADN celular debido a que la retrotranscriptasa viral no corrige los “errores de copia”.

En definitiva, e independientemente de la incapacidad para la comprensión de la importante función de los virus en la evolución y los procesos de la vida motivada por la asfixiante concepción reduccionista y competitiva de las ideas dominantes en Biología, los datos están disponibles en los genomas secuenciados hasta ahora. En el genoma humano se han identificado entre 90.0000 y 300.0000 secuencias derivadas de virus. La variabilidad de las cifras es debida a que depende de que se tengan en consideración virus completos o secuencias parciales derivadas de virus. Es decir, también están en nuestro interior. Cumpliendo funciones imprescindibles para la vida. Pero también sabemos que los virus endógenos se pueden activar y “malignizar” como consecuencia de agresiones ambientales (Ter-Grigorov, et al., 1997; Gaunt, Ch. y Tracy, S., 1995).

Es decir, por más que la concepción dominante de la naturaleza, la que nos parecen querer imponer los interesados en la lucha contra ella, sea la de un sórdido campo de batalla plagado de “competidores” a los que hay que eliminar, lo que nos muestra la realidad es una naturaleza de una enorme complejidad en la que todos sus componentes están interconectados y son imprescindibles para el mantenimiento de la vida. Y que son las rupturas de las condiciones naturales, muchas de ellas causadas por esta visión reduccionista y competitiva de los fenómenos de la vida, las que están conduciendo a convertir a la naturaleza desequilibrada en un verdadero campo de batalla en el que tenemos todas las de perder.

El peligroso avance de la resistencia bacteriana a los antibióticos se puede considerar como el más claro exponente de las consecuencias de la irrupción de la competencia y el mercado en la naturaleza, pero hay otra consecuencia de esta actitud que nos puede dar una pista de hasta donde pueden llegar si se continúa por este camino: Desde 1992 hasta 1999, el periodista Edward Hooper siguió el rastro de la aparición del SIDA hasta un laboratorio en Stanleyville en el interior del Congo, por entonces belga, en el que un equipo dirigido por el Dr. Hilary Koprowski, elaboró una vacuna contra la polio utilizando como sustrato riñones de chimpancé y macaco. El “ensayo” de esta vacuna activa tuvo lugar entre 1957 y 1960, mediante un método muy habitual “en aquellos tiempos”, la vacunación de más de un millón de niños en diversas “colonias” de la zona. Niños cuyas condiciones de vida (y, por tanto, de salud) no eran precisamente las más adecuadas. En un debate en el que el periodista expuso sus datos, Hooper fue vapuleado públicamente por una comisión de científicos que negaron rotundamente esa relación, aunque no se consiguió encontrar ninguna muestra de las vacunas. Parece comprensible que los científicos no quieran ni siquiera pensar en esa posibilidad. Desde entonces, se han publicado varios “rigurosos” estudios que asociaban el origen del sida con mercados africanos en los que era práctica habitual la venta de carne de mono o, más recientemente, “retrasando” la fecha de aparición hasta el siglo XIX mediante un supuesto “reloj molecular” basado en la comparación de cambios en las secuencias genéticas de virus. Lo que ni Hooper ni Koprowsky podían saber era que los mamíferos tenemos virus endógenos que se expresan en los linfocitos y que son responsables de la inmunodepresión materna durante el embarazo. En la actualidad, Koprowsky es uno de los científicos con más patentes a su nombre.

Las barreras de especie son un obstáculo natural para evitar el salto de virus de una especie a otra. Son necesarias unas condiciones extremas de estrés ambiental o unas manipulaciones totalmente antinaturales para que esto ocurra. Y todo esto nos lleva al cuestionamiento de de muchos conceptos ampliamente asumidos que, como ajeno profesionalmente al campo de la medicina, sólo me atrevo a plantear a los expertos en forma de preguntas para que sean ellos los que consideren su pertinencia:

Si tememos en cuenta que las secuencias genéticas de los virus endógenos y sus derivados están implicadas en procesos de desarrollo embrionario (Prabhakar et al., 2008), se expresan en todos los tejidos y en muchos procesos metabólicos (Sen y Steiner, 2004), inmunológicos (Medstrand y Mag, 1998), ¿cuál es la verdadera relación de los virus con el cáncer o con las enfermedades autoinmunes? ¿son causa o consecuencia? Es decir, ¿existen epidemias de cáncer o artritis o son los tejidos afectados los que emiten partículas virales (Seifarth et al., 1995)?

Si tenemos en cuenta que la inmunidad es un fenómeno natural que cuenta con sus propios procesos para garantizar el equilibrio con los microorganismos del entorno, la introducción artificial de microorganismos “atenuados” o partes de ellos en el organismo ¿no producirá una distorsión de los mecanismos naturales incluyendo un posible debilitamiento del sistema inmune que favorecería la posterior susceptibilidad a distintas enfermedades?

Y, finalmente, si tenemos en cuenta que la existencia en la naturaleza de “virus recombinantes” procedentes de dos especies diferentes es tan extraña que posiblemente sea inexistente debido a la extremada especificidad de los virus. ¿De dónde vienen esos extraños virus con secuencias procedentes de cerdos, aves y humanos?

En el caso hipotético de que los verdaderos intereses de la industria farmacéutica fueran los beneficios económicos, la enfermedad se convertiría en un negocio, pero las vacunas serían, sin la menor duda, el mejor negocio. Ya hemos visto repetidamente hasta donde pueden llegar las dos industrias que, junto con la farmacéutica, constituyen los mercados que más dinero “generan” en el mundo: la petrolera y la armamentística. Sería un duro golpe para los ciudadanos convencidos de que están en buenas manos comprobar que una industria aparentemente dedicada a cuidar la salud de los ciudadanos fuera en realidad otra siniestra máquina acumuladora de dinero capaz de participar en las turbias maquinaciones de sus compañeras de ranking como, por ejemplo, controlar prestigiosas organizaciones internacionales para favorecer sus propios intereses.

La concepción de la naturaleza basada en el modelo económico y social del azar como fuente de variación (oportunidades) y la competencia como motor de cambio (progreso) impone la necesidad de "competidores" ya sean imaginarios o creados previamente por nosotros y está dañando gravemente el equilibrio natural que conecta todos los seres vivos. Pero la Naturaleza tiene sus propias reglas en las que todo, hasta el menor microorganismo y la última molécula, están involucrados en el mantenimiento y regulación de la vida sobre la Tierra y tiene una gran capacidad de recuperación ante las peores catástrofes ambientales. El ataque permanente a los elementos fundamentales en esta regulación, la agresión a la “red de la vida”, puede tener unas consecuencias que, para nuestra desgracia, sólo podremos comprobar cuando la Naturaleza recobre el equilibrio.


ADAMS, J.M. & CORY, S. 1998. The Bcl-2 protein family: arbiters of cell survival. Science, 28: 1322-1326.

ALEKSHUN M. N. and LEVY S. B. 2007. Molecular Mechanisms of Antibacterial Multidrug Resistance. Cell, doi:10.1016/j.cell.2007.03.004

BARRY, M. & MCFadden, G. 1998. Apoptosis regulators from DNA viruses. Current Opinion Immunology 10: 422-430.

BELL, P. J. 2001. Viral eukaryogenesis: was the ancestor of the nucleus a complex DNA virus? Journal of Molecular Evolution 53(3): 251-256.

BEN JACOB, E, AHARONOV, Y. AND ASPIRA, Y. (2005). Bacteria harnessing complexity. Biofilms.1, 239- 263

BRITTEN, R. J. (2004). Coding sequences of functioning human genesderived entirely from mobile element sequences PNAS vol. 101 no. 48, 16825–16830.

BRZUSZKIEWICZ, E. et al., 2006. How to become a uropathogen: Comparative genomic analysis of extraintestinal pathogenic Escherichia coli strains. PNAS, vol. 103 no. 34 12879-12884

COHEN, J. (2008) HIV Gets By With a Lot of Help From Human Host. Science, Vol. 319. no. 5860, pp. 143 - 144

DAWKINS, R. 1993 : El gen egoísta. Biblioteca Científica Salvat.

FUHRMAN, J. A. 1999. Marine viruses and their biogeochemical and ecological effects. Nature,399:541-548.

GABUS, C., AUXILIEN, S., PECHOUX, C., DORMONT, D., SWIETNICKI, W., MORILLAS, M., SUREWICZ, W., NANDI, P. & DARLIX, J.L. 2001. The prion protein has DNA strand transfer properties similar to retroviral nucleocapsid protein. Journal of Molecular Biology 307 (4): 1011-1021.

GARCIA-FERNÀNDEZ, J. (2005). The genesis and evolution of homeobox gene clusters. Nature Reviews Genetics Volume 6, 881-892.

GAUNT, Ch. y TRACY, S. 1995. Deficient diet evokes nasty heart virus. Nature Medicine, 1 (5): 405-406.

GEWIN, V. 2006. Genomics: Discovery in the dirt. Nature .Published online: 25 January 2006; | doi:10.1038/439384a

GUPTA, R. S. 2000. The natural evolutionary relationships among prokaryotes.Crit. Rev. Microbiol. 26: 111-131.

HARRIS, J.R. 1998. Placental endogenous retrovirus (ERV): Structural, functional and evolutionary significance. BioEssays 20: 307-316.

HOWARD, E. C. et al., 2006. Bacterial Taxa That Limit Sulfur Flux from the Ocean. Science, Vol. 314. no. 5799, pp. 649 – 652.

HUGHES, A.L. & FRIEDMAN, R. 2003. Genome-Wide Survey for Genes Horizontaly Transferred from Cellular Organisms to Baculoviruses. Molecular Biology and Evolution 20 (6): 979-987.

JAMAIN, S., GIRONDOT, M., LEROY, P., CLERGUE, M., QUACH, H., FELLOUS, M. & BOURGERON, T. 2001. Transduction of the human gene FAM8A1 by endogenous retrovirus during primate evolution. Genomics 78: 38-45.

LAMBAIS, M. R. et al., 2006. Bacterial Diversity in Tree Canopies of the Atlantic Forest Science, Vol. 312. no. 5782, p. 1917

MARGULIS, L. y SAGAN, D. 1995. What is life?. Simon & Schuster. New York, London.

MARKINE-GORIAYNOFF, N. & al. 2004. Glycosiltransferases encoded by viruses. Journal of General Virology 85: 2741-2754.

MEDSTRAND, P. & MAG, D.L. 1998. Human-Specific Integrations of the HERV-K Endogenous Retrovirus Family. Journal of Virology 72 (12): 9782-9787.

MI, S., XINHUA LEE, XIANG-PING LI, GEERTRUIDA M. VELDMAN, HEATHER FINNERTY, LISA RACIE, EDWARD LAVALLIE, XIANG-YANG TANG, PHILIPPE EDOUARD, STEVE HOWES, JAMES C. KEITH & JOHN M. MCCOY 2000. Syncitin is a captive retroviral envelope protein involved in human placental morphogenesis. Nature 403: 785-789.

MLOT, C. 2009. Antibiotics in Nature: Beyond Biological Warfare. Science, Vol. 324. no. 5935, pp. 1637 - 1639

MUIR, A., LEVER, A. & MOFFETT, A. 2004. “Expression and functions of human endogenous retrovirus in the placenta: an update. Placenta 25 (A): 16-25.

PEARSON, H. 2006. Antibiotic faces uncertain future. Nature, Vol 441, 18, 260-261.

PRABHAKAR, S. AND VISEL, A. (2008). Human-Specific Gain of Function in a Developmental Enhancer. Science Vol. 321. no. 5894, pp. 1346 - 1350

SANDÍN, M. 2001. Las “sorpresas” del genoma. Bol. R. Soc. Hist. Nat. (Sec. Biol.), 96 (3-4), 345-352.

SEIFARTH, W. et al., 1995. Retrovirus-like particles released from the human breast cancer cell line T47-D display type B- and C- related endogenous viral sequences. J. Virol. Vol 69 Nº 10.

SEN, CH-H. & STEINER, L.A. 2004. Genome Structure and Thymic Expression of an Endogenous Retrovirus in Zebrafish. Journal of Virology 78 (2): 899-911.

SUTTLE, C. A. (2005). Viruses in the sea. Nature 437, 356-361

TER-GRIGOROV, S.V., et al., 1997. A new transmissible AIDS-like disease in mice induced by alloinmune stimuli. Nature Medicine, 3 (1): 37-41.

THE GENOME SEQUENCING CONSORTIUM 2001. Initial sequencing and analysis of the human genome. Nature.409, 860-921.

VENABLES, P. J. 1995. Abundance of an endogenous retroviral envelope protein in placental trophoblast suggests a biological function. Virology 211: 589-592.

VILLARREAL, L. P. (2004). Viruses and the Evolution of Life. ASM Press, Washington.

VON STERNBERG, R. (2002). On the Roles of Repetitive DNA Elements in the context of a Unified Genomic-Epigenetic System. Annals of the New York Academy of Sciences, 981: 154-188.

WAGNER, G. P., AMEMIYA, C. AND RUDDLE, F. (2003). Hox cluster duplications and the opportunity for evolutionary novelties. PNAS vol.100 no. 25, 14603–14606

WILLIAMSON, K.E., WOMMACK, K.E. AND RADOSEVICH, M. (2003). Sampling Natural Viral Communities from Soil for Culture-Independent Analyses. Applied and Environmental Microbiology, Vol. 69, No. 11, p. 6628-6633

WOESE, C. R. (2002). On the evolution of cells. PNAS vol. 99 no. 13, 8742-8747.

ZILLIG, W. y ARNOLD, P. 1999. Tras la pista de los virus primordiales. Mundo Científico. Nº 200.